Buscar

Vacunación COVID y riesgo estratificado por edad de mortalidad por todas las causas

Hoy comparto con ustedes este estudio (click aquí), escrito por Spiro P. Pantazatos y Hervé Seligmann, de Nueva York, y Jerusalem, respectivamente. El estudio no ha sido aún publicado en una revista científica y se encuentra ahora bajo revisión por pares. Sin embargo (espero equivocarme) dado el clima que prevalece en la ciencia desde el inicio de la pandemia, es poco probable que les acepten publicar el estudio. Aclaro: si es así, no sería por errores conceptuales ni mucho menos por falta de rigurosidad, que desde mi evaluación del mismo, me parece que no adolece de nada.


El estudio, titulado (traducido) “Vacunación COVID y riesgo estratificado por edad de mortalidad por todas las causas” reporta algo muy importante, que – además – sustenta mucho de lo que ya se ha hipotetizado en otros estudios.

El contexto que llevó a que ambos científicos realizaran este estudio fue el hecho de que es indispensable contar con estimados certeros de eventos adversos y tasas de mortalidad relacionadas con (o inducidas por) las inoculaciones contra COVID-19, en particular dada el que se están utilizando productos que fueron autorizados por emergencia con muy pocos estudios sobre su efectividad y la seguridad, y dada la rapidez de administración y la envergadura de la campaña, que no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Sin estos datos, no es posible realizar análisis críticos y certeros sobre el riesgo-beneficio de las inoculaciones y de los refuerzos.

Dado que los sistemas de vigilancia tipo VAERS, Eudravigilance, Vigiaccess, etc. no están diseñados para determinar las tasas de eventos adversos serios y fatales asociados a las vacunas, lo que hicieron fue utilizar los datos sobre tasas de vacunación regionales para predecir mortalidad por todas las causas (de aquí en adelante, “mortalidad general”) y muertes no ocasionadas por COVID subsecuentes a la vacunación, usando datos de Europa y los Estados unidos. Encontraron lo siguiente:

1) Las tasas de vacunación se correlacionaron positivamente con las tasas de mortalidad general entre 0 y 5 semanas post-inoculación. Esto se vio para casi todos los grupos de edad, y con un patrón temporal consistente con la aplicación de las inoculaciones en los diferentes grupos de edad. Esto quiere decir que a mayor vacunación, mayor mortalidad por todas las causas en ese periodo de tiempo. Podrían explicarse estos resultados como un incremento de la infectividad de SARS-CoV-2 cuando son expuestas las personas vacunadas, que se sabe que es de hasta 3 veces mayor por aproximadamente 7 días después de la primera dosis de Pfizer (ver Dagan et al 2021) y que, de acuerdo a los autores del presente estudio, también se infiere para Coronavac (ver Jara et al. 2021)


2) Las tasas de vacunación se correlacionaron negativamente con las tasas de mortalidad general entre 6 y 20 semanas post-inoculación. Esto quiere decir que a mayor vacunación, menor mortalidad por todas las causas en ese periodo de tiempo. El efecto “protector” de las vacunas desaparece después de las 20 semanas, lo que los autores explican que podría deberse a ADEs.


3) La tasa de fatalidad por vacunación en los Estados Unidos fue del 0.04% (recordemos que la tasa de fatalidad promedio de COVID-19 oscila de 0% a 0.31%, de acuerdo al Profesor Epidemiólogo John Ioannidis


4) La tasa de fatalidad por vacunación incrementa con la edad (0.004% en personas de 0 a 17 años y 0.06% en personas de más de 75 años).


5) La tasa de fatalidad por vacunación es 20 veces mayor que la que estimó la CDC, lo que es consistente con el sesgo epidemiológico conocido de VAERS.


6) Se encontraron 146,000 a 187,000 muertes asociadas a la vacunación en seis meses (entre febrero y agosto 2021).


7) Resultó inesperado ver que la vacunación de adultos incrementó la mortalidad general de niños de menos de 18 años (en los Estados Unidos) y de menos de 15 años (en Europa). No se sabe cuáles son los factores que explican esta asociación estadísticamente significativa.


8) Tomando en cuenta las tasas de fatalidad por vacunación estratificadas por edad con respecto a las tasas de fatalidad por infección por COVID-19 estratificadas por edad, este estudio demuestra numéricamente que los riesgos de las vacunas COVID-19 y los refuerzos son mayores que los beneficios que otorga en niños, adultos jóvenes y adultos mayores con bajo riesgo ocupacional o que hayan tenido exposición previa a SARS-CoV-2 (que ya cuentan con inmunidad).

Traduzco para ustedes los puntos más relevantes de la última parte de su discusión y su conclusión:

1) Dado que hay poca a nula evidencia de que las vacunas reducen la transmisión y diseminación comunitaria de SARS-CoV-2, que los ensayos clínicos no fueron diseñados para estimar la eficacia de las vacunas para reducir infección y transmisión, y que de hecho, en un estudio reciente, se vio que la mayoría de los casos de COVID-19 (75%) se dieron entre personas completamente vacunadas, en una zona que tiene 69% de vacunación, con cargas virales semejantes entre vacunados y no vacunados (ver Brown et al. 2021), y tomando en cuenta lo que encontraron en cuanto a las tasas de fatalidad por vacunación, los riesgos sobrepasan los beneficios para la mayor parte de los grupos de edad.


2) En ese sentido, no es recomendable tener mandatos de vacunación en trabajos, escuelas, universidades y otras ubicaciones. Estos mandatos solo servirán a las compañías farmacéuticas, y no se basan en ciencia sólida (ver Kostoff et al. 2021)


3) Dado el bajo riesgo que representa COVID-19 para personas jóvenes y sanas de edad mediana, y dada la evidencia creciente de preventivos y tratamientos tempranos, es necesario replantear la estrategia de vacunación masiva global.

Espero que esta información les sea de utilidad y les mando saludos

Dra. Karina Acevedo Whitehouse


Karina es Doctora en Ecología Molecular (Universidad de Cambridge, Reino Unido), Master en Ecología Marina (CICESE, México) y Licenciada en Medicina Veterinaria y Zootecnia (CICESE, México). Ha publicado numerosos artículos científicos y colaborado con capítulos en varios libros.

94 visualizaciones1 comentario